Diagnóstico y tratamiento del trastorno bipolar

Los diferentes tipos del tratamiento del trastorno bipolar

Diagnóstico y tratamiento del trastorno bipolar

18.06.2019

Diferentes estudios han demostrado que el tratamiento del trastorno bipolar varía de acuerdo con el nivel de afectación del paciente. Dicha patología consiste en el trastorno del estado del ánimo. Además, es una enfermedad crónica y recurrente que se manifiesta, principalmente, por episodios alternantes de sintomatología depresiva. El trastorno generalmente incluye episodios depresivos, periodos de exaltación del humor e incremento de la vitalidad. Además, según un artículo publicado en la web de la Clínica Universidad de Navarra, la mayoría de pacientes manifiestan episodios maníacos o hipomaníacos.

El diagnóstico del trastorno bipolar se basa en la evaluación clínica por parte del especialista en Psiquiatría. Presenta síntomas y signos bastante característicos, lo que hace que no sea necesario, en muchos casos, realizar ninguna otra prueba diagnóstica. El trastorno bipolar comienza a manifestarse generalmente en la adolescencia, 3ª o 4ª década de la vida. El primer episodio puede ser maníaco, depresivo o mixto lo que conllevará que este trastorno debute con una determinada sintomatología. En general, los episodios maníacos predominan en la juventud e inicio de edad adulta y los episodios depresivos predominan en edades más avanzadas.

Tipos de bipolaridad

Por otro lado, existen distintos tipos de bipolaridad que se pueden manifestar de distintos modos a lo largo de la vida. Dentro del trastorno bipolar tipo I se alternan episodios maníacos, depresivos y mixtos. En cuanto al trastorno bipolar tipo II, en él se alternan episodios depresivos e hipomaníacos.

En la ciclotimia, se alternan numerosos periodos de síntomas depresivos que no llegan a alcanzar la intensidad o criterios suficientes de depresión. Estos mayor con otros periodos de síntomas hipomaníacos. En el episodio maníaco, típicamente, se va desarrollando durante 1 o 2 semanas un humor eufórico o irritable. Esto junto con otros síntomas como ideas de grandiosidad, disminución de la necesidad de dormir y aceleración del habla.

Los episodios maníacos pueden cursar también con síntomas psicóticos y desinhibición conductual. Estos pueden generar situaciones de riesgo para el propio paciente y las personas de su entorno. Durante el episodio mixto coexisten síntomas de manía como la aceleración del habla, la hiperactividad y las ideas de grandiosidad. Este convive con otros que aparecen en la depresión grave, como la desesperanza, los sentimientos de culpa exagerados y la ideación suicida.