Desvío portosistémico intrahepático transyugular

Desvío portosistémico

Desvío portosistémico intrahepático transyugular

26.10.2018,;

El desvío portosistémico intrahepático transyugular (DPIT); utiliza la guía por imágenes para conectar la vena porta a la vena hepática en el hígado, manteniendo la conexión abierta y permitiendo que drene la sangre de vuelta desde el intestino hacia el corazón mientras se evita el hígado.

Un desvío portosistémico intrahepático transyugular es generalmente aplicado a pacientes que sufren de hipertensión portal, lo que significa que tienen la presión alta en el sistema de la vena porta.

Beneficios de un desvío portosistémico intrahepático transyugular:

  • Diseñado para producir los mismos resultados fisiológicos que un desvío quirúrgico o puente; sin los riesgos que acompañan a la cirugía abierta.
  • Es un procedimiento mínimamente invasivo que generalmente necesita menos tiempo de recuperación que la cirugía.
  • Que le practiquen debe tener menos efecto que un puente quirúrgico abierto; para una futura cirugía de trasplante de hígado, dado que no ha habido entrada al abdomen; de modo que no se forma tejido de cicatrización en el abdomen.
  • El stent que mantiene el desvío abierto (DPIT) está contenido totalmente dentro del hígado afectado, y se retira junto con el mismo durante la operación de trasplante.
  • Los estudios han demostrado que este procedimiento es exitoso en reducir la sangradura en más del 90 por ciento de los pacientes.
  • No se necesita incisión quirúrgica: sólo un pequeño corte en la piel que no necesita suturas.

Riesgos de un desvío portosistémico intrahepático transyugular:

  • Riesgo de infección, sin embargo, la posibilidad de necesitar un tratamiento con antibióticos ocurre en menos de uno de cada 1.000 pacientes.
  • Existe un leve riesgo de reacciones alérgicas al material de contraste utilizado en los venogramas.
  • Insuficiencia renal (temporal o permanente) debido al uso del material de contraste reviste cierta preocupación, en particular en pacientes que sufren de función renal deficiente.
  • Cualquier procedimiento que implique la colocación de un catéter en un vaso sanguíneo conlleva ciertos riesgos. Los mismos incluyen daño al vaso sanguíneo, hematoma o sangradura en el sitio donde se coloca la aguja e infección. Sin embargo, es importante tomar precauciones para mitigar estos riesgos.

 

Referencia: https://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=tips