Crisis de recursos humanos podría solucionarse con IA

crisis de recursos humanos

Crisis de recursos humanos en cuidado de la salud podría solucionarse con IA

La crisis de recursos humanos en el sector médico; es un tema delicado ya que faltan cerca de 17,4 millones de trabajadores de la salud; en el sistema de salud a nivel mundial.  El Medical Futurist Institute publicó un documento que dice que es posible solucionar este problema implementando inteligencia artificial (IA), pero primero, tenemos que abordar una serie de cuestiones éticas y legales. La Estrategia Mundial de Recursos Humanos para la Salud: Fuerza Laboral 2030 de la OMS informa que la escasez puede aumentar hasta 9,9 millones de médicos, enfermeras y parteras en todo el mundo en 2030.

La crisis de recursos humanos en la salud está aumentando: las enfermedades se vuelven cada vez más fáciles de detectar; las enfermedades de la civilización como la diabetes y la obesidad van en aumento; mientras que las sociedades que envejecen necesitan cada vez más cuidados. Las estadísticas arrojan luz sobre la gran amplitud del problema; pero también sobre la creciente brecha entre la oferta y la demanda. Por lo tanto; la crisis de la fuerza de trabajo de salud se debe al envejecimiento de la población; y una mayor necesidad de atención a la cronicidad. La escasez de médicos en todo el mundo y el envejecimiento y el agotamiento de los propios médicos.

Sin embargo, la crisis de recursos humanos; puede ser solucionada con IA ya que tiene la mayor posibilidad de ser utilizada en la práctica médica para analizar grandes conjuntos de datos; encontrar nuevas correlaciones y, en general, apoyar los trabajos de los cuidadores. Los servicios basados ​​en inteligencia artificial podrían facilitar diagnósticos más precisos; administración, toma de decisiones, análisis de big data, educación de postgrado, entre otros. Los algoritmos inteligentes podrían ayudar a los profesionales médicos a diseñar planes de tratamiento y encontrar los métodos más adecuados para cada paciente.

La crisis de recursos humanos por otra parte sigue sin una completa solución, ya que la IA no es un arma maravillosa, y muchos desafíos surgirán de la tecnología. Por un lado, existe la carga financiera: el costo de las tecnologías disruptivas podría ser demasiado alto para los países subdesarrollados, empujándolos aún más atrás en la mejora de la atención médica. Por otro lado, surgen muchas preguntas técnicas y éticas.

¿Qué elementos de las tareas repetitivas de los médicos, como la toma de notas o los deberes administrativos podrían aliviarse, y cuáles tales como el diagnóstico, el tratamiento o el monitoreo podrían facilitar? ¿Quién es responsable si una decisión médica asistida por la IA causa daño a un paciente? La mayoría de los médicos usan herramientas en línea para ayudar con la investigación. ¿Hay realmente una diferencia cuando se trata de usar IA? ¿Debería manejarse la IA como otra herramienta, como un estetoscopio o como una entidad individual?

La crisis de recursos humanos en el cuidado de la salud podría tener como herramienta a la inteligencia artificial. Eso no significa que reemplazará a los profesionales médicos, sino que implica el apoyo de los trabajos de atención médica, así como la falta de mano de obra. Pero antes de que eso suceda, muchas preguntas financieras, técnicas y éticas deben resolverse adecuadamente. Esperamos que eso suceda más temprano que tarde.