Chile investiga el potencial de la esponja marina en el cáncer

Esponja marina en el cáncer

Chile investiga el potencial de la esponja marina en el cáncer

La posibilidad de usar la esponja marina en el cáncer; forma parte del estudio emprendido por el científico chileno Julio César Cárdenas. Según informa la agencia Xinhua, el investigador de la Universidad de Chile; ha desarrollado un mecanismo a través de una esponja marina de la Polinesia francesa; que puede ser efectivo para suprimir células cancerígenas sin dañar las sanas.

El objetivo del estudio; indica la agencia china, es frenar la producción de calcio a nivel celular para evitar; la proliferación de las células cancerígenas y al mismo tiempo prevenir la metástasis. En una entrevista con Xinhua, Cárdenas ha explicado que su equipo; ha empleado un compuesto que se extrae de una esponja marina para ser aplicado en pacientes con cáncer.

Los investigadores detectaron que las células que eran derivadas del tumor cambiaban su morfología; lo cual es un indicativo de muerte celular. Este hallazgo abre la puerta a usar la esponja marina en el cáncer ya que también comprobaron que este compuesto no daña las células sanas.

El uso de la esponja marina en el cáncer permitió a los investigadores matar células tumorales hasta en un 75%, mientras que las células normales prácticamente no resultaban afectadas, señala la Xinhua. Esta molécula es capaz de matar de forma selectiva las células tumorales, ha explicado el científico chileno.

La investigación sobre el uso de la esponja marina en el cáncer está liderado por el Laboratorio de Metabolismo Celular y Bioenergía Celular de la Universidad de Chile y cuenta con la colaboración de las universidades de Pensilvania y Santa Bárbara, ambas de Estados Unidos. Tal y como ha detallado el investigador, la interrupción de la transferencia de calcio a nivel celular gracias al compuesto que se extrae de una esponja marina de la Polinesia hace que las células cancerígenas mueran, mientras las sanas se mantienen vivas.

Este descubrimiento se ha probado en ratones y células humanas in vitro y lograron una reducción en un 50% del crecimiento de tumores en cánceres de mama y de próstata. Hasta el momento no se ha probado en personas.