Prevalencia del lupus: es mayor en la población rural

Mayor prevalencia del lupus en la población rural.

La prevalencia del lupus eritematoso sistémico (LES) es mayor entre la población rural que en la urbana. Así lo ha asegurado Carlos Acebes, presidente de la SORCOM (Sociedad de Reumatología de la Comunidad de Madrid). En una entrevista concedida al CMM (Colegio Médico de México), Acebes afirma que, por el momento, se desconoce la causa de esta enfermedad autoinmune.

En estos momentos, Carlos Acebes se encuentra promocionando la I Carrera Solidaria de las Enfermedades Reumáticas. Con ella, la SORCOM pretende dar a conocer la situación de estos pacientes. Se celebrará el 2 de junio en Madrid (España) y los fondos que se recauden se destinarán a una asociación de pacientes, elegida por sorteo.

Esta patología produce un trastorno en el sistema inmune de forma que este no identifica como propias las células o tejidos del organismo. Como consecuencia, explica el reumatólogo, genera anticuerpos contra ellos. Tal y como señala, “son anticuerpos anómalos que actúan contra los tejidos produciendo lesiones”. Al tratarse de una enfermedad sistémica puede afectar a diversos órganos (piel, articulaciones, riñones, sistema nervioso, corazón y pulmón).

Según los datos del estudio EPISER, en España hay 210 pacientes por cada 100 000 habitantes con lupus. Cada año se diagnostican 7 casos nuevos por cada 100 000 habitantes, asegura Carlos Acebes. Aunque puede aparecer a cualquier edad, la prevalencia del lupus es más alta en mujeres (90%) y en la población rural. Además, es más frecuente en mujeres de 20 a 40 años.

Dolores articulares y musculares

En el 90% de los pacientes con lupus los síntomas más comunes son los dolores musculares, asegura Acebes. “Afortunadamente, la gran mayoría de los pacientes no van a padecer síntomas graves que puedan comprometer su vida”, reconoce. Entre los síntomas más frecuentes se encuentran los dolores articulares, con o sin inflamación; y los dolores musculares.

Las erupciones cutáneas, habitualmente asociadas a la sensibilidad a la luz solar; y las lesiones en las mucosas también son frecuentes, según el reumatólogo. En ocasiones hay afectación de los pulmones y el corazón, lo que puede derivar en dificultad respiratoria y dolor en el pecho, asegura. Cuando hay afectación de los riñones puede llevar a la insuficiencia renal si no se trata a tiempo, indica Carlos Acebes.

Si lo que se ve afectado es el sistema nervioso central, puede derivar en dolores de cabeza o alteraciones del ánimo. Incluso, subraya este especialista, pueden aparecer trastornos del comportamiento o crisis epilépticas.

Errores o retraso en el diagnóstico

En lo que se refiere al diagnóstico, Carlos Acebes explica que se obtiene con “una cuidadosa anamnesis y exploración física”. También se tienen en cuenta los resultados de los análisis de sangre y orina. En ciertos casos se necesitan pruebas complementarias de imagen como la ecografía, la radiografía o la tomografía computarizada.

Los resultados de los análisis no son específicos del lupus. Este es el principal problema que se encuentra el especialista a la hora de realizar el diagnóstico. “Pueden aparecer en otras enfermedades reumáticas”, añade. Esto puede conducir a un diagnóstico erróneo o un retraso en el diagnóstico

Terapias biológicas, el futuro

Pese a la prevalencia del lupus, el futuro es esperanzador. Tal y como explica Carlos Acebes, en los últimos años se han desarrollado terapias biológicas con buenos resultados. El rituximab o el belimuban son ejemplo de ello. Por otra parte, se encuentran en fase avanzada de experimentación otras nuevas terapias dirigidas más específicas contra los mecanismos patogénicos que producen las lesiones.

Por último, el reumatólogo destaca que la mayoría de los pacientes con lupus no van a presentar síntomas graves que hagan peligrar su vida. Con un estilo de vida saludable, manteniendo su tratamiento y un control regular por su reumatólogo mantendrán una calidad de vida aceptable, concluye.