El triaje hospitalario en servicios de urgencias

Triaje hospitalario

16.09.2018

Determinar qué paciente puede ser atendido en las zonas de seguridad con apoyo de otras áreas médicas o requiere la atención exclusiva del personal de la unidad de terapia intensiva por la complejidad de su padecimiento, o por su enfermedad y necesidades de soporte requiere traslado inmediato a otra unidad médica, para esto se hace necesario revisar las generalidades del sistema de triaje.

En un recuento básico y rápido es en el área de la salud un proceso dinámico mediante el cual se determina el orden de las prioridades de atención. La clasificación se basa en el beneficio que podrá obtenerse con la atención médica y no solo en la gravedad de los lesionados.

En la sala de urgencias se viven a diario diferentes necesidades de las personas que se presentan ahí por una necesidad mayor, por lo que es importante informar con anuncios o en redes sociales de la institución e incluso en previas visitas sobre el manejo, solidaridad y principalmente prioridad que debe haber en una sala de urgencias ya que siempre habrá algo más urgente que otra.

La persona encargada de esto será el médico de turno, jefe del servicio de urgencias o quien cuente con mayor experiencia y esté presente en ese momento. Para distinguir el nivel de prioridad de cada paciente se recurre al código internacional de colores, con el fin de que en forma rápida el personal asistencial conozca el estado de gravedad de la víctima, para ello se ha propuesto la utilización de tarjetas de colores o brazaletes. Los colores que se manejan en México con orden de prioridad son:

  • Rojo: son pacientes que requieren de cuidados inmediatos e intensivos por presentar lesiones que ponen en peligro inmediato la vida.
  • Amarillo: en esta categoría se incluyen pacientes con lesiones de mejor pronóstico que los anteriores ya que su estado puede ser grave, pero pueden esperar un tiempo razonable para su atención sin modificar sus posibilidades de sobrevida.
  • Verde: en este grupo se encuentran pacientes cuyas lesiones no ponen en peligro su vida, pueden ser atendidos como externos, y nunca deben ser enviados para su atención a hospitales ya que podrán ser tratados en puestos de socorro o en unidades de menor complejidad.
  • Negro: deberán ser enviados previa identificación a los anfiteatros o morgues en otros vehículos que no sean ambulancias, ya que estas solo serán destinadas al transporte de lesionados.

Recientemente se ha propuesto el color gris para indicar pacientes con lesiones por radiación, sin embargo, este no ha sido universalmente aceptado.

 

Referencia: http://cvoed.imss.gob.mx/COED/home/normativos/DPM/capacitacion/curso_taller_evacuacion/9.%20TRIAGE.pdf