Hipogonadismo masculino y su actualización en tratamiento

hipogonadismo

Hipogonadismo masculino y su actualización en tratamiento

09.10.2018

El hipogonadismo masculino tiene como actualización en su tratamiento la terapia con testosterona que debe reservarse para casos bien documentados de esta patología, de acuerdo con las guías de práctica clínica actualizadas sobre la terapia con testosterona que debutó en la Endocrine Society.

  • El hipogonadismo masculino se debe diagnosticar en hombres con síntomas y signos de deficiencia de testosterona y concentraciones de testosterona total en suero de forma inequívoca y sistemáticamente baja y / o testosterona libre.
  • No se recomienda la detección de rutina para el hipogonadismo.
  • El hipogonadismo masculino primario (testicular) y secundario (hipofisario-hipotalámico) debe distinguirse mediante la medición de la hormona luteinizante sérica y las concentraciones de la hormona estimulante del folículo y debe identificarse la etiología de esta disfunción.

Las recomendaciones del tratamiento del hipogonadismo masculino con testosterona son las siguientes:

  • Se recomienda la testosterona en hombres con hipogonadismo; para inducir y mantener las características sexuales secundarias y corregir los síntomas de deficiencia.
  • No se recomienda la testosterona en hombres que planean la fertilidad, hombres con cáncer de mama o de próstata, nódulo prostático palpable o induración, un nivel de antígeno prostático específico (PSA)> 4 ng / ml, un PSA> 3 ng / ml combinado con un alto riesgo para el cáncer de próstata, hematocrito elevado, apnea obstructiva grave del sueño no tratada, síntomas graves del tracto urinario inferior, insuficiencia cardíaca no controlada, infarto de miocardio o accidente cerebrovascular en los últimos 6 meses, o trombofilia.
  • Para los hombres de 55 a 69 años considerados para el tratamiento con testosterona con una esperanza de vida> 10 años, se deben discutir los posibles beneficios y riesgos de evaluar el riesgo de cáncer de próstata y el monitoreo de la próstata. El riesgo de cáncer de próstata se debe evaluar antes de comenzar el tratamiento; y de 3 a 12 meses después de comenzar el tratamiento con testosterona. En los hombres de 40 a 69 años que están siendo considerados para la terapia de testosterona; y que tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata; se debe discutir el riesgo de cáncer de próstata y ofrecer opciones de monitoreo.
  • No se recomienda la prescripción de rutina de testosterona a todos los hombres con testosterona baja. En los hombres mayores de 65 años que tienen síntomas o afecciones;  que sugieren una deficiencia de testosterona y concentraciones de testosterona matutinas bajas de manera sistemática e inequívoca; y se debe ofrecer una terapia individualizada después de analizar los riesgos y beneficios potenciales
  • La terapia de testosterona a corto plazo; debe considerarse en hombres infectados con VIH con bajo nivel de testosterona; y pérdida de peso para inducir y mantener el peso corporal y el aumento de masa magra.

  • El tratamiento con testosterona para mejorar el control glucémico; no se recomienda en hombres con diabetes tipo 2 que tienen niveles bajos de testosterona.

La evidencia científica más reciente y de mayor calidad ayudará a los hombres y a sus proveedores de atención médica a determinar cuándo es apropiado el tratamiento con testosterona y cuándo es poco probable que beneficie la salud de una persona.

Referencias: https://www.endocrine.org/news-room/2018/experts-issue-recommendations-to-improve-testosterone-prescribing-practices https://www.clinicaladvisor.com/endocrinology-information-center/updated-guidelines-on-testosterone-therapy-in-men-with-hypogonadism/article/762327/