En México la vacuna del VPH debería de ser obligatoria

Cáncer de cuello uterino

Dr. Marcelino Gaytán: “En México la vacuna del VPH debería de ser obligatoria y parte del Sistema Nacional de Vacunación”

 

El destacado Dr. Marcelino Gaytán Ángel; especialista en Medicina Interna y médico oncólogo del Instituto Estatal de Cancerología (IECAN); nos comparte sus puntos de vista acerca del cáncer del cuello uterino, el virus del papiloma humano y las medidas de prevención  para este padecimiento.

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

El cáncer del cuello uterino (Ca Cu) es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del cuello uterino (órgano que conecta el útero con la vagina).

Es la cuarta causa en incidencia y mortalidad por cáncer en la mujer a nivel mundial. En Latinoamérica fue la segunda en el 2008. Mientras que en nuestro país el INEGI reportó como la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer; siendo las entidades con mayor mortalidad Colima, Veracruz y Yucatán en el 2013.

Sin embargo, aunque se han tenido avances importantes en el tratamiento y control de la enfermedad; en México es un problema de salud pública. El 50 por ciento de las pacientes se siguen diagnosticando en etapas avanzadas o en fases terminales de la enfermedad; lo que evidencia una falta prevención y detección oportuna de nuestro sistema de salud.

¿Cuáles son las principales causas de este padecimiento?

Las principales variedades histológicas son el carcinoma epidermoide (80%), adenocarcinoma (15 %), carcinoma adenoescamoso (4 %), tumores neuroendocrinos o de células pequeñas (1 %). Por lo general, es un cáncer que crece lentamente; puede no tener síntomas en sus etapas iniciales; sin embargo, se llega a detectar oportunamente con un frotis de Papanicolaou (Pap).

¿Cómo se puede prevenir el cáncer de cuello uterino?

Es uno de los cánceres más prevenibles, ya que por medio del Pap se pueden detectar a tiempo las lesiones precancerosas; como la neoplasia intraepitelial cervical [NIC] y el adenocarcinoma in situ. Por lo tanto, llegan a ser tratadas y evitar a que se desarrolle el cáncer. Es decir, disminuir en su incidencia y mortalidad por cáncer del cuello uterino hasta en el 80 por ciento de los casos.

¿En qué proporción el VPH es responsable del cáncer de cuello de útero?

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es el principal factor de riesgo para desarrollar la enfermedad. Se presenta en algunas ocasiones infectando a las células de la superficie de la piel; y aquellas que revisten los genitales como en el ano, la boca y la garganta.

Se transmite de una persona a otra por contacto directo con la piel o por actividad sexual. Por ejemplo, la práctica del sexo anal y oral. En la mayoría de los casos el cáncer de cuello uterino se presenta en mujeres que se han infectado previamente por el VPH. Hasta en un 99,7 por ciento se considera como una enfermedad de transmisión sexual y de la pobreza.

Hoy en día conocemos virus como el del papiloma humano o el de Epstein-Barr que están detrás de algunos tumores. ¿Podrían ser la causa de otros tipos de cáncer?

Existen más de 150 tipos de VPH; los virus con 95 por ciento de riesgo para desarrollar cáncer de cuello uterino y lesiones precancerosas; son los tipos: 16, 18, 31, 33, 39, 45, 51, 52, 56, 58 y 68. El más oncogénico es el tipo 16, causante del 55 al 60 por ciento de los casos. Mientras que el tipo 18, de un 10 al 15 por ciento; la carga viral también incrementa la posibilidad de desarrollar cáncer de cuello uterino.

El VPH también es un factor de riesgo para desarrollar otros tipos de canceres; como es el cáncer de pene, ano, vagina, vulva, boca, garganta.

Otros factores de riesgo para desarrollar Ca Cu son:

  • Consumo de tabaco
  • Nivel socioeconómico bajo
  • Inicio de vida sexual activa a temprana edad
  • No usar métodos de barrera
  • Múltiples parejas sexuales
  • Número elevado de partos
  • Estados de inmunosupresión (pacientes con VIH, con trasplante de órganos)
  • Exposición al dietilestilbestrol en útero

¿Cree que la vacunación contra el virus del papiloma humano debería ser obligatoria, con el objetivo de proteger la salud pública?

La Medicina Preventiva siempre será lo mejor; por lo tanto, el enfoque en la prevención debe ser integral. Por ejemplo, la educación en la población, detección temprana, evitar los factores de riesgo, educación sexual, uso de preservativos, evitar el tabaco y promover la vacunación.

En la actualidad hay 3 tipos de vacunas que protegen contra el VPH 16 y 18. Dos de las vacunas también protegen contra los tipos 6 y 11 causantes de las verrugas anogenitales. Estas vacunas pueden reducir el riesgo de Ca Cu hasta en un 35 a 80 por ciento; son muy seguras y eficaces para prevenir infecciones y funcionan mejor antes de la exposición a los VPH.

La nueva guía de la OMS recomienda que se deben aplicar dos dosis de la vacuna para prevenir las infecciones por VPH.  Ya que se ha demostrado que la pauta de dos dosis resulta igual de eficaz a la de tres dosis. Este cambio facilitará la administración y reducirá los costos. Se recomienda vacunar a todas las niñas entre los 9 y 14 años. Es decir, antes del inicio de la vida sexual.

¿Cómo se posiciona México con respecto a otros países en relación con la detección del cáncer de cuello uterino?

En México la vacuna debería de ser obligatoria y parte del Sistema Nacional de Vacunación.

La detección oportuna es importante para disminuir los elevados costos de los tratamientos. Además de para reducir las altas tasas de mortalidad de los países subdesarrollados.

Existen tres tipos de pruebas de detección temprana:

  1. Prueba de detección de tipos de VPH de alto riesgo. Recomendada a partir de los 30 años. Posteriormente, es conveniente realizársela cada 5 años hasta los 65. Otra opción para este rango de edad puede ser solo la prueba de papanicolaou cada 3 años.
  2. Prueba de inspección visual tras la aplicación de ácido acético al cérvix.
  3. Citología convencional (prueba de Papanicolau). Se recomienda que el Pap debe realizarse a todas las mujeres a partir de los 21 años. Posteriormente, debe realizarse cada 3 años, hasta los 29 años. A partir de los 30 años el método de detección recomendado es la prueba de papanicolaou combinado con una prueba de VPH cada 5 años, hasta los 65 años.

Estas pruebas pueden realizarse con más frecuencia en personas con riesgo alto de desarrollar la enfermedad.

Desde el año de 1974 en México opera el Programa Nacional de Detección Oportuna del Cáncer Cérvico Uterino. Sin embargo, en nuestro país el Ca Cu sigue siendo una de las principales causas de muerte en la mujer. Esto se debe a las dificultades de establecer y mantener un programa de detección oportuna. Por lo tanto, se recomienda invertir más en programas de salud con una política pública universal; que garantice el acceso a todas las mujeres del país a la detección oportuna, vacunación y a los tratamientos de esta enfermedad.

 

Para más información:

Departamento de Comunicación

Lic. Alicia Coronado Camacho

Teléfono: 744 188 7066

Correo electrónico: a.coronado@medlabmg.com   y colegiomedicodemexico2017@gmail.com

Página web: http://www.colegiomedicodemexico.org/