Inclusión de la Medicina Tradicional en el CIE-11

Clasificación Internacional de enfermedades

El CMM celebra la inclusión de la medicina Tradicional en el CIE-11

Comunicación | 01.08.08

El pasado 18 de julio del 2018 la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) fue publicada por la Organización Mundial de Salud (OMS). Este es el instrumento fundamental para identificar tendencias y estadísticas de salud en todo el mundo y, contiene alrededor de 55 000 códigos únicos para traumatismos, enfermedades y causas de muerte. Brinda un lenguaje común que permite a los profesionales de la salud compartir información sanitaria en todo el mundo.

El Colegio Médico de México (CMM) considera que es un producto muy bien elaborado, ya que permite el amplio conocimiento a los médicos sobre el por qué las personas enferman y mueren. También explica medidas para prevenir el sufrimiento de pacientes y poder salvar más vidas. Pese a que tardó 10 años en elaborarse, contiene mejoras significativas y, el formato electrónico en el que se ha presentado facilita la usabilidad de los colegas teniendo todos acceso a ella. Además, incluye temas bastante interesantes como es la Medicina Tradicional la cual no había sido considerada en anteriores versiones. En opinión del CMM es muy importante mencionarla ya que aún se emplea en diferentes partes del mundo. A su vez ha cambiado de sección temas como las preferencias sexuales y ha incluido en temas de adicción los trastornos de videojuegos.

Mejora la calidad de los médicos ya que con esto se enriquecen los conocimientos y se informan sobre progresos en la Medicina y avances en la comprensión científica que se viven en la actualidad. Según el CMM es verdaderamente una joya poder contar con esta nueva clasificación.

La presentación de la CIE-11 se llevará a cabo en la Asamblea Mundial de la Salud que se realizará en el mes de mayo del 2019 para su adopción por los Estados Miembros, y entrará en vigor el 1 de enero de 2022. Esta presentación solo será un avance el cual permitirá a los países planificar cómo usar la nueva versión, preparar las traducciones y capacitar a los profesionales de la salud de todo el país.