“El cáncer infantil no es prevenible”

El cáncer infantil no es prevenible

Dra. Ana Rivera: “El cáncer infantil no es prevenible, a diferencia del cáncer en adultos”

La destacada Dra. Ana Bertha Rivera Ramírez, jefa de Oncopediatría del Instituto Estatal de Cancerología “Dr. Arturo Beltrán Ortega”; nos habla acerca del cáncer infantil en México y comparte sus puntos de vista acerca de la oncología pediátrica.

¿Qué es un oncólogo pediátrico?

El médico cirujano general, que realizó dos especialidades; primero pediatría y después la especialidad, en oncología pediátrica; para dar tratamiento a todo niño que sea diagnosticado de cáncer en su infancia.

¿Cómo ha evolucionado el tratamiento del cáncer infantil en los últimos años?

El inicio de la quimioterapia data del año 1949 con el uso de la aminoptherina por el Dr. Sidney Faber. En 1952 se inicia concomitantemente con la 6 mercaptopurina; el uso de esteroides llega en 1955, y posteriormente en 1961 se agrega arabinocido de citosina. En 1963 comienza a usarse l asparaginas y uno de los últimos fármacos; conocido como anticuerpo monoclonal en el 2015 es Blinatumumab como bloqueador del Cd3c en leucemias de células T. Con lo que respecta a la radioterapia; esta misma también ha tenido cambios en los esquemas terapéuticos, modificando su dosis administrada. Así como el uso de aceleradores lineales que son específicos para el órgano blanco a tratar.

La cirugía juega un rol muy importante, ya que, si el tumor sólido se encuentra en etapa temprana; y puede ser resecado completamente, se somete a cirugía el paciente. De caso contrario, se utiliza quimioterapia para disminuir la cantidad de la carga tumoral, conocida como quimioterapia neoadyuvante. Y una vez disminuida esa carga con algunas semanas de quimioterapia, pueda ser resecada dicho tumor en su totalidad y posteriormente; reciba quimioterapia conocida como adyuvante, para desterrar la enfermedad microscopia residual.

¿Cuál es el cáncer infantil más frecuente?

Las leucemias agudas linfoblásticas.

¿Cuál es la incidencia de cáncer infantil en México?

1 caso por cada 780 niños. Anualmente se diagnostican más de 5 mil casos nuevos en la república mexicana, donde la tasa de mortalidad es de alrededor de 5,3 por cada 100 mil habitantes, y en adolescentes la cifra se incrementa a 8,5.

¿Es igual el tratamiento oncológico en niños que en adultos?

No, no es igual. Para el adulto la primera arma terapéutica es la cirugía, y posteriormente la quimioterapia y radioterapia. En el niño en caso de leucemias, el tratamiento es  quimioterapia, y para las leucemias de alto riesgo reciben quimioterapia y radioterapia, y en algunos casos específicos requerirán de trasplante de medula ósea. Y en los tumores sólidos, en algunos casos es benéfica la cirugía como primera arma terapéutica, y en otros se tiene que utilizar primero quimioterapia neoadyuvante y posteriormente cirugía, quimioterapia adyuvante y radioterapia si son tumores radiosensibles.

¿Qué efectos secundarios sufren los niños que siguen un tratamiento oncológico?

Efectos inmediatos, mediatos y tardíos. Los efectos inmediatos, son los que se presentarán al momento de estar administrando su tratamiento, intravenosa o intramuscular, pueden tener náuseas, vómitos, reacciones anafilácticas, fiebre. Los efectos mediatos se presentan dentro de los siete a catorce días de haber administrado su quimioterapia, como son plaquetopenia, anemia, leucopenia, alopecia, principalmente y entre los efectos tardíos están la estatura baja, hipotiroidismo, escoliosis para los que fueron radiados, infertilidad.

¿Es posible prevenir el cáncer infantil?

El cáncer infantil no es prevenible, se puede hacer un diagnóstico oportuno, mas no prevenir, a diferencia del cáncer de los adultos

¿Se puede hacer detección precoz del cáncer infantil?

Sí, en el retinoblastoma que consiste en la aparición de una luz blanca en el iris.

¿Cómo se debe informar a un niño con cáncer de su enfermedad?

Se le explica que tiene una enfermedad que requiere de muchas visitas al hospital, que tendremos que darle medicamentos, tomados, otros serán inyectados por su vena, o por vía intramuscular. Y en algunas ocasiones requerirán de piquetes en su espalda, todo esto es necesario para que pueda seguir jugando, caminando, correr, e incorporarse a la escuela. Habrá que explicarle que de esta forma, ya no tendrá fiebre, el dolor desaparecerá. Y que, con este tratamiento, se le va a caer el cabello, por eso es que todos los niños que están en el hospital, no tienen cabello; porque reciben sus tratamientos.

¿Cuál es el papel de la psicooncología en el tratamiento del cáncer infantil?

Nos ayuda en la intervención, de la familia y el niño para combatir el estrés al que son sometidos, contribuye a detectar las debilidades y a dar herramientas familiares para tener apego al tratamiento médico, disminuyendo los abandonos. Proporciona a los familiares y al niño el uso de la tanatología desde su ingreso al hospital; así como también es un auxiliar para que los familiares y el niño entiendan la enfermedad, y con esto poder disminuir el estrés social de los familiares y el paciente para enfrentar los tratamientos y estudios diagnósticos dolorosos a los que son sometidos.

¿Hay algún síntoma de alerta en el cáncer infantil?

Se pueden presentar síntomas como: tumores cerebrales, diabetes insípida, dolor en la espalda, dolor lumbar, datos de sección medular, pérdida de control de esfínteres, dolor de cabeza persistente que despierta al niño o aparece al momento de despertar. Que el dolor no sea mayor de seis meses de evolución y que no mejora con los medicamentos.

Posterior a esto se agregan convulsiones, debilidad unilateral, cambios en la conciencia. Tumores abdominales, oclusión intestinal, dolor abdominal, ascitis, palidez, algunos tienen datos de pubertad precoz, cualquier tumor abdominal en un niño menor de cinco años se puede sospechar en un tumor renal. Tumores óseos, abultamientos de rápido crecimiento asociado a dolor progresivo que no responde a medicamentos, en ocasiones pérdida de peso, fiebre y palidez progresiva, claudicación y deformidad evidente. Retinoblastoma (exploración de ojo rojo), leucemias, palidez, astenia, adinámica,hiperoxia, fiebre, aparición de petequias y equimosis, en ocasiones gingivorragia, ganglios de más de 2.5 centímetros de crecidos.

 

 

Por: Lic. Alicia Coronado Camacho
Departamento de Comunicación
Colegio Médico de México A. C. FENACOME