“La necesidad de empleos para médicos en México es mucha”

Dr. César Calderón: “La necesidad de empleos para los médicos en México es mucha”

 

El destacado Dr. César Augusto Calderón Valencia, secretario técnico del CMM; comparte sus puntos de vista acerca del desempleo médico en México, los factores que influyen en él y sus recomendaciones a los galenos recién egresados.

¿Qué opina sobre el desempleo médico en México?

Es una situación compleja, así que considero necesaria hacer esta premisa y dos puntualizaciones: la Medicina es una carrera que exige la transformación de la persona en el ser de la profesión: un médico. Las escuelas y facultades de Medicina entrenan a los estudiantes con el método científico y clínico, con conocimientos de las bases anatómicas y fisiológicas del cuerpo humano, así como el proceso de salud – enfermedad, sus determinantes y mecanismos; por los cuales son alterados.

En los campos clínicos, mejor conocidos como hospitales de segundo nivel, de alta especialidad, institutos y centros de salud, se ponen en práctica los conocimientos adquiridos durante los años de estudio, más otro currículo no reconocido, o mejor dicho no visible, que consiste en la dedicación a los pacientes, la empatía, las habilidades de escucha, la comunicación y la relación con otros compañeros médicos: internos de pregrado, médicos residentes, médicos especialistas mediante una serie de experiencias que normalmente no se parecen a lo estudiado en las aulas, de tal forma que el estudiante de Medicina se enfrenta a una imagen muy distinta a la que tenía edificada durante los años de escuela.

El estudiante entiende que la Medicina exige de él más que estudio, un compromiso personal perpetuo con la verdad, la ciencia, el servicio a sus semejantes, la tolerancia, el respeto, la honestidad y muchas otras competencias personales, principalmente la resiliencia, puesto que en Medicina la normalidad de la profesión es lo no esperado, la muerte, el desasosiego y la dignidad humana disminuida por la enfermedad y las circunstancias.

Ante todo lo anterior, la formación de un médico exige recursos económicos para la compra de materiales de estudio, en el caso de quienes estudian en escuelas privadas los costos de la matrícula, si el estudiante acude a una escuela pública, el Estado se hace cargo del pago, se requiere acceso a internet junto a las bases de datos científicas que tienen indizados los textos de estudio, el pago de transporte del estudiante a los diferentes recintos de estudio y el costo personal que mencionaba en el párrafo anterior: consagrar su vida al estudio de la Medicina y al servicio a las personas, en otras palabras un nivel de entrega y dedicación que solo pueden definirse como apostolado.

La oferta de empleos para médicos en el país se puede catalogar en tres porciones:

  1. Los servicios públicos de salud dependientes de la Secretaría de Salud, las instituciones de seguridad social, y las instituciones de servicios a derechohabientes; estos servicios demandan una gran cantidad de médicos, principalmente especialistas, puesto que son instituciones de segundo y de tercer nivel y las de primer nivel centro de salud con un núcleo básico son atendidas en su mayoría por médicos pasantes del servicio social.
  2. Los consultorios adjuntos a farmacias con una oferta amplia contrata en modelo de “comodato” a médicos generales, en una gran cantidad de galenos.
  3. Iniciativa privada, consultorios privados. Se estima que cada año egresan catorce mil médicos y que noventa y siete de cada cien trabajan en el sector privado de servicios, y según un reporte actualizado por FUNSALUD los médicos que trabajan en consultorios adyacentes a farmacias. Sin embargo, las estadísticas de la OCDE sobre salud durante el año 2014 muestran que la oferta de médicos se ha incrementado durante la última década, sin embargo, se mantiene baja para los estándares del organismo, desde el año 2000 el número de médicos per cápita se ha incrementado en México de 1,6 por cada 1.000 en el año dos mil a 2,2. por cada 1.000 en el año 2012, sin embargo, esta cifra sigue siendo inferior al promedio que es de 3,2 médicos por cada 1.000 habitantes.

En 2017, según el reporte de la OCDE nuestro país se mantiene por debajo del número de médicos per cápita 2,4 contra el indicador actualizado de 3,4 por cada mil habitantes, en otros países como Cuba existen 5,3 médicos por cada 1.000 habitantes. Existe una relación viciosa y desigual entre estos tres factores: cada año egresan doce a mil médicos, puestos de trabajo solo hay cuatrocientos treinta y un mil puestos de trabajo formales según datos del INEGI, y, sin embargo, la necesidad de médicos es mucha, puesto que nuestro país no alcanza los niveles promedio para que los servicios de atención medica alcancen a la población mexicana, puedo entonces concluir que, en términos puros: se necesitan más médicos y sin embargo los que existen están empleados en un sector “informal”, puesto que el principal empleador de médicos es el estado no los está contratando.

¿Cuál cree que son los principales factores que influyen en el desempleo médico en México?

Pienso que serían cuatro factores:

  1. Oferta insuficiente de trabajo (aunque exista muchas necesidades): las vacantes de empleo formales para los médicos son pocas, existe una tendencia a contratar especialistas y altos especialistas y se ha dejado de ver la necesidad de la medicina preventiva y al primer nivel de atención, las ofertas formales solo contratan especialistas; y las ofertas que contratan médicos generales se contratan con salarios no atractivos o en un formato de “comodato” a cambio de prescribir productos relacionados con las farmacias, o brindando “asesoría médica gratuita”, situación que según las definiciones de la Ley General de Salud es una práctica médica con todas sus responsabilidades y consecuencias. Los salarios que ofrece el sector público son bajos.
  2. Calidad de la educación médica: si bien el sector privado de escuelas y facultades de Medicina tiene excelentes escuelas también existen escuelas privadas que son todo lo opuesto: no controlan la calidad de la educación que imparten, las instalaciones y los programas educativos no cumplen con los estándares de acreditación del Consejo Mexicano para la Acreditación de la Educación Médica (COMAEM), este mismo escenario también sucede en las universidades públicas; como consecuencia hay miles de médicos generales egresados sin las competencias necesarias para ejercer la profesión, un indicador que puede acercarnos a esta verdad (puesto que no todos los médicos generales egresados lo presentan) es el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas; la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos en Salud en la publicación de los resultados del examen, que evalúa médicos generales aplicó exámenes a treinta y cuatro mil ochocientos setenta y cuatro médicos generales de los cuales solo ingresaron alrededor de siete mil ochocientos médicos en su mayoría con puntajes entre seis y siete, siendo el puntaje mínimo de ingreso a especialidad de 5.5 – 77; lo que quiere decir que la gran mayoría de los médicos alrededor de dos mil seiscientos que se quedaron sin plazas de especialidad obtuvieron puntajes inferiores a 55; este indicador debería ser asumido por las escuelas y facultades de Medicina, que deberían evaluar honestamente la calidad de los programas educativos que ofrecen, puesto que estos médicos generales (numéricamente hablando) tienen conocimientos teóricos básicos débiles, estos médicos en su mayoría son los que inundan el mercado laboral.
  3. Inseguridad: la inseguridad proporciona un factor preponderante, los sucesos ocurridos en muchos lugares comunidades rurales, áreas urbanas los secuestros y asesinatos de médicos desmotivan a cubrir esas áreas, es prácticamente imposible emprender un consultorio ejerciendo la práctica privada.
  4. Los bajos sueldos también influyen.

¿Qué consecuencias existen a causa de la escasez de empleo médico en el país?

Existe por parte del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) una iniciativa llamada Respeto a los Servicios de Salud y en el encuadre este programa dice que la falta de médicos puede crear crisis humanitarias, esto hablando de conflictos armados, situaciones de violencia extrema, entre otras, sin embargo, la escasez de condiciones favorables de empleo y médicos desempleados indican que ese indicador por debajo de la media que marca la OCDE que dice que en nuestro país hay 2,2 médicos por cada mil habitantes es necesario corregirlo, porque si bien es cierto que hay esa cantidad de médicos, no estamos seguros en este momento que esos 2,2 médicos atiendan realmente a esos mil habitantes. La falta de médicos y su consecuencia inmediata; la carencia de acceso a la salud genera pobreza, la miseria aumenta la brecha de desigualdad que en algún momento puede generar descomposición social, crisis económicas al no poder el estado garantizar el acceso a los servicios, a la vuelta de la esquina están millones de personas hoy que necesitaran en un futuro inmediato costosísimos tratamientos para las complicaciones crónicas como son: insuficiencia renal, enfermedades cerebrovasculares, infartos cardíacos y diversos tipos de cáncer.

¿Cree usted que las vacantes que existen en México para los médicos son dignas de la profesión y por qué?

Según el concepto de trabajo decente propuesto por Organización Internacional del Trabajo, en la faceta del empleo; es aquel que produce bienes y servicios para satisfacer las necesidades de una comunidad y, además, a quien lo realiza le permite el desarrollo de las capacidades propias, y le son respetadas al trabajador sus los derechos laborales fundamentales, permitiéndole un ingreso justo y proporcional al esfuerzo realizado, sin discriminación y con protección social. Si seguimos esa línea de pensamiento y ante las cifras de los salarios de los médicos, las mismas condiciones fomentan recurren el multiempleo de los médicos; debido a que un solo salario ni como médico general, ni como especialista le permite al galeno desarrollar sus capacidades, certificarse, actualizarse, sustentar sus necesidades básicas y el retiro digno es un sueño difícil de alcanzar.

¿Cuál cree usted que sea la solución a esta problemática?

Es un problema complejo, por lo tanto, no hay una solución, hay muchas, todas fáciles y difíciles a la vez, porque requieren en primer lugar logar la colaboración dentro del sector salud, así como la disposición de los demás sectores del Estado Mexicano para crear soluciones pertinentes y consensadas, desde mi punto de vista, sin ser limitativo una propuesta sería organizar los esfuerzos alrededor de cinco ejes principales:

  1. Revisar el perfil de competencias del médico general y asegurarse si este cumple con los requisitos sociales actuales del estado mexicano; establecer indicadores de cumplimiento estricto, en este sentido exigir a todas las escuelas de Medicina en el territorio nacional sean públicas o privadas a alinear sus programas de estudios a formar a médicos que posean como mínimo estas competencias. A partir de estas acciones los médicos generales serán competentes para trabajar en la oferta de su preferencia: si desean ser médicos generales, si optan por una especialidad, si aspiran dedicarse a tareas administrativas o de investigación; sin que las circunstancias económicas o sociales condicionen la elección de la profesión.
  2. Asegurar que todos los estudiantes que anhelan ingresar a las escuelas de Medicina cumplan con el perfil de ingreso y que quienes estén dentro de las escuelas de Medicina y en los cursos de especialización, de maestría y doctorado no deserten, los pobres indicadores de eficiencia terminal en el área de ciencias de la salud de las Instituciones de Educación Superior en México son una potente y clara llamada de atención para todos los actores involucrados en la educación médica; en la mayoría de los casos vemos con orgullo como solo unos pocos estudiantes que inician los cursos los concluyen y otros pocos se gradúan, esta llamada “selección natural” nos hace sentirnos parte de una élite; sin embargo estos números debería entristecernos y avergonzarnos, puesto que los recursos públicos asignados a la educación de estos estudiantes los pagamos con nuestros impuestos y los privados ni que decir y sobre todo estamos siendo corresponsables de la generación de un clima de inseguridad humana de nuestro país.
  3. Es imperativo dirigir todas las acciones del sector salud al fortalecimiento del primer nivel de atención a la salud, al aseguramiento del cumplimiento de los programas preventivos y como parte de estas acciones destinar los recursos humanos necesarios para cumplir con este propósito. Es necesaria la coordinación para crear condiciones para que las condiciones laborales de médicos sean justas de acuerdo con su responsabilidad y esfuerzo.
  4. Es fundamental que el Estado entienda y asuma la responsabilidad de la seguridad personal de los médicos, entendiéndose esto no como asignar una guardia personal para cada galeno, sino como la creación de un entorno seguro y respetuoso para el ejercicio de la profesión médica, no por la presión del gremio, sino por los riesgos que representa para un país no cumplir con la garantía del acceso a los servicios de salud.
  5. Otro aspecto prioritario es la colegiación y certificación de los médicos, solo mediante la unión del gremio, podemos dar proponer mejoras en el sistema de salud mexicano, colaborar la elaboración de las leyes, participar en la mejora las condiciones de empleo del sector, acceder a educación médica de calidad y garantizar que las futuras generaciones de médicos puedan cumplir con el propósito por el que nos dedicamos a esta profesión: dedicar nuestra vida al servicio de los demás mediante el cuidado, la preservación de la salud y el mejoramiento calidad de vida de los mexicanos y de todo aquel que necesite atención médica.

¿Qué consejo les da a los médicos recién egresados?

Como nuestros maestros nos han enseñado la Medicina es arte y ciencia; exige conocer al ser humano y tratar sus dolencias físicas; para realizar este propósito al iniciar nuestra preparación dejamos la vida que conocemos y nos convertimos en eternos estudiantes, somos depositarios de la confianza de las personas, las vemos en situaciones vulnerables, en las que ningún otro profesionista que trate a seres libres verá jamás; esto a veces nos seduce y nos hace sentir especiales, pero en ningún momento debemos ceder a este canto de sirenas; este nos puede llevar a la isla del egocentrismo, de la vanidad, de la cosificación de nuestros pacientes, de la autocomplacencia, de la avaricia, de la mezquindad y de los peores valores como personas; es prioritario no olvidar que los médicos somos seres humanos que tenemos el privilegio de dedicar nuestras vidas al servicio de las personas que nos lo requieren; sin caer en el otro extremo de servilismo, la cobardía o la sumisión.

La sociedad requiere de nosotros que seamos especialistas o no, una conciencia crítica, nos pide generar opiniones clínicas y personales asentadas en el conocimiento científico vigente y porque los principios éticos de la práctica médica: beneficencia, no maleficencia, autonomía y justicia sean la guía de nuestro actuar personal y profesional.

 

 

 

Por: Lic. Alicia Coronado Camacho

Departamento de Comunicación

Colegio Médico de México A. C. FENACOME