Día mundial de diabetes 2018. “Familia y diabetes”

Diabetes

Día mundial de diabetes 2018. “Familia y diabetes”

La destacada  psicóloga clínica Abigail Sosa M. Educadora en diabetes y Directora Ejecutiva de la Asociación Queretana de Diabetes; nos habla acerca de la diabetes en México y comparte sus puntos de vista acerca de la prevención, tratamiento y  los avances más destacados en este campo.

¿Qué es la diabetes?

 La diabetes es una condición que afecta la capacidad del cuerpo para transformar el alimento en energía. La insulina lo ayuda a obtener energía de los alimentos. Una parte de lo que comes se transforma en azúcar llamada glucosa. La glucosa viaja a través del cuerpo en la sangre. El cuerpo almacena la glucosa en las células para usarla como energía. La insulina es la llave que abre la puerta a las células.

En la diabetes tipo 2 el cuerpo no produce suficiente insulina o tiene dificultad para utilizar esta insulina de manera adecuada, lo que se le conoce como resistencia a la insulina, o ambos; mientras que en la diabetes tipo 1 existe una nula producción de insulina en el cuerpo.

¿Qué causa la diabetes?

 La diabetes tipo 2 no es una enfermedad simple. No se puede identificar algo en específico que sea la causa de la diabetes, porque probablemente no es una sola cosa la que influye en el diagnóstico. Si otros miembros de la familia tienen diabetes tipo 2, se tiene  mayor probabilidad de adquirirla. Pero generalmente se necesita algo más.

En muchas personas el sobrepeso u obesidad la hace aparecer. Cuando  se tiene sobrepeso, el cuerpo tiene mayor dificultad para utilizar la insulina que elabora. Esto se llama resistencia a la insulina. En la resistencia a la insulina, el páncreas continúa produciendo  más y más insulina para disminuir la glucosa en sangre, pero su cuerpo no responde a  la insulina como debería. Después de años de esto, el páncreas puede simplemente agotarse.

¿Cuáles son los factores de riesgo que debemos tomar en cuenta para controlarlos mediante los hábitos saludables?

 Un aspecto a considerar, si se cuenta con sobrepeso, es en dónde se concentra el mismo. Si se tiene la mayor parte del peso extra arriba del cinturón, tiene mayor riesgo de diabetes, presión arterial alta y enfermedad cardiaca.

Mucha gente no practica suficiente ejercicio. Además, puede comer demasiados alimentos ricos en grasa y azúcares y muy pocos alimentos ricos en almidones y fibra. Esta forma de vida, alta en calorías y baja en ejercicio, es probablemente la razón principal por la cual la diabetes tipo 2 es tan frecuente.

Se tiene mayor probabilidad de adquirir  diabetes tipo 2 si:

  • Se tiene parientes con diabetes.
  • Se tiene sobrepeso.
  • Es americano nativo, hispano o afroamericano.
  • Se tiene por lo menos 45 años de edad.
  • Tiene intolerancia a la glucosa.
  • Tiene presión arterial alta, o grasas elevadas en la sangre.
  • Tuvo diabetes gestacional o un bebé que pesó más de 4 kilogramos al nacer.

La prediabetes es una condición en la cual hay problemas en el control de los niveles de glucosa en la sangre, que aún no alcanza a ser un estado completo de incapacidad del cuerpo para controlar la glucosa, principal acción realizada por la insulina.

En comparación con una persona con niveles normales de glucosa en la sangre, una persona con prediabetes tiene:

  • Casi el doble de riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares.
  • Aumento de la frecuencia de presentar enfermedad renal crónica (17.7% en prediabetes vs. 10.6% en individuos con glucosa normal).
  • Aumento del riesgo de presentar retinopatía diabética, aun cuando no se desarrolle diabetes.
  • Incremento en la relación de complicaciones del sistema nervioso periférico y con mayor gravedad.

¿Qué síntomas pueden orientarnos a pensar que podamos tener diabetes?

La diabetes tipo 2 puede aparecer lentamente, puedes tener síntomas leves o no notar ningún síntoma durante años. Algunos síntomas frecuentes son sed constante, hambre constante, orina frecuente, visión borrosa y fatiga; puedes también presentar hormigueo, adormecimiento o dolor en las manos y pies, piel seca y comezón, e infecciones de la piel, encía, vejiga o vagina que se repiten o curan lentamente.

Algunas organizaciones internacionales, como la ADA (Asociación Americana de Diabetes, por sus siglas en inglés) recomiendan que todos los adultos, aun cuando nos sintamos sanos, debamos acudir con nuestro médico de cabecera a realizarnos estas pruebas a partir de los 45 años o al menos una vez al año si tenemos factores de riesgo, y poderla detectar de forma oportuna.

¿Cómo se puede prevenir la diabetes?

  1. Realizar cambios sustanciales en nuestros hábitos de alimentación y de actividad física, debemos adoptar estilos de vida más saludables que se adapten a nuestras posibilidades.
  2. Disminuir el sedentarismo y aumentar la actividad física y el ejercicio.
  3. Disminuir la ingesta de alimentos altos en grasa y azúcares como dieta frecuente.
  4. Buscar la orientación de profesionales en el área de la nutrición y ejercicio, ya que cada organismo responde de manera distinta y tiene requerimientos particulares.
  5. Fomentar la educación nutrimental desde edades tempranas, puede ayudar a crear adultos más sanos y conscientes de la importancia de la alimentación en la salud.

Pie diabético, ceguera, problemas de riñón, ¿cómo se pueden evitar que aparezcan éstas y otras complicaciones asociadas a la diabetes?

Es importante tener en cuenta que mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de los rangos establecidos en ayunas y después de dos horas de la comida, así como mantenerse dentro de las metas establecidas por el médico, nos aleja de la aparición de complicaciones.

Uno de los aliados más importantes en la prevención de complicaciones y en el tratamiento en si es la educación en diabetes, entre más conocimiento y herramientas desarrolle la persona con diabetes sabrá tomar mejores decisiones y tendrá mayor autocuidado, por lo que el riesgo de complicaciones disminuye considerablemente.

El autocuidado y autocontrol de la diabetes se fortalece con 7 hábitos o comportamientos que toda persona con diabetes debe llevar a cabo:

  1. Comer saludablemente.
  2. Mantenerse activo.
  3. Medir constantemente los niveles de glucosa.
  4. Seguir el tratamiento médico.
  5. Aprender a enfrentar retos cotidianos.
  6. Tomar una actitud positiva y adaptarse sanamente al nuevo estilo de vida.
  7. Reducir riesgos y aprender sobre las complicaciones agudas y crónicas de la diabetes y cómo prevenirlas.

Además, es importante realizar una revisión periódica por especialistas, ya que de esta manera se podrá detectar a tiempo alguna complicación.

¿Qué alternativas tiene la persona con diabetes para su tratamiento, además de la insulina?

Un solo medicamento no siempre es suficiente para que pacientes con diabetes tipo 2 mantengan el control de la glucosa en la sangre en el largo plazo, por lo que a veces se necesita la combinación de varios medicamentos para alcanzar dicho objetivo.

Hay disponibles en el mercado diversos tratamientos, ya sean orales o inyectables, la función de alguno de estos es que el páncreas libere más insulina; otros hacen que las células del cuerpo sean más sensibles a los efectos de la insulina; otros pueden retrasar la absorción de los hidratos de carbono, consiguiendo que la insulina pueda actuar de manera más efectiva.

La elección de una u otra alternativa será en función de algunos factores como el sobrepeso, otros problemas de salud asociados, posibles efectos colaterales, niveles de glucosa habituales entre otros.

¿Cuáles son los avances más destacados en este campo en los últimos tiempos?

Las investigaciones hoy en día apuntan a la creación de medicamentos que sean lo menos invasivos posible para la persona, se buscan mejores combinaciones de formulas que tengan menos efectos secundarios y un costo beneficio mayor para los pacientes. Además, que la disminución en la cantidad de medicamentos favorece un mejor apego al tratamiento.

 

Por: Lic. Alicia Coronado Camacho
Departamento de Comunicación
Colegio Médico de México A. C. FENACOME